La fiebre hemorrágica del Ébola es causada por el virus del ébola. Es una enfermedad grave y muchas veces fatal. Puede afectar a humanos y a otros primates. Los investigadores creen que los humanos la contraen a través de un animal infectado. El contagio del ébola puede darse de persona a persona por medio de sangre o secreciones.

Los síntomas del ébola El periodo de incubación del ébola, gasta que aparecen los síntomas oscila entre los dos y los 21 días luego de la exposición al virus del ébola. En general, incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en los músculos
  • Dolor de articulaciones
  • Debilidad
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Falta de apetito

Otros síntomas del ébola incluyen sarpullido, enrojecimiento de los ojos y sangrado interno y externo.

Los primeros síntomas del ébola son similares a los de otras enfermedades comunes. Esto hace difícil diagnosticar a una persona que ha sido infectada por poco tiempo. Sin embargo, si una persona presenta estos síntomas y existe la sospecha de Ébola, el paciente debe ser aislado en cuarentena. También es importante avisar a las autoridades sanitarias. Varios exámenes de laboratorio pueden confirmar el diagnóstico de Ébola.

No existe una cura para el Ébola. Actualmente se está ensayando con nuevos medicamentos que abren una puerta a la esperanza. El tratamiento consiste en proveer cuidado de apoyo como fluidos, oxígeno y tratamientos para las complicaciones. Algunas personas con Ébola se recuperan pero muchas no.